Evaluación agronómica del Glomus Iranicum Var Tenuihypharum en pimiento cultivado en fibra de coco en invernadero

23 mayo 2018

En Symborg sabemos que el pimiento, Capsicum annuum L., es uno de los principales cultivos hortícolas de la Región de Murcia. El pimiento cultivado en fibra de coco ocupa el segundo lugar después del cultivo de tomate. Los tipos de pimiento que se cultivan son principalmente “California” y los tipo “Lamuyo” y “Dulce italiano” cuya producción está más orientada a mercados locales. Además, te ofrecemos los mejores productos para la cultivación de los mismos.

El pimiento es un cultivo bastante exigente en cuanto a condiciones climáticas, sobre todo a temperatura o tratamientos fitosanitarios. Es sensible a conductividades eléctricas elevadas por lo que requiere un agua de buena calidad y un control adecuado de las concentraciones de nutrientes en las soluciones usadas en fertirriego, sobre todo cuando se cultiva en sustrato.

Todas estas condiciones deben contemplarse en conjunto para obtener buenos rendimientos que sean competitivos de cara al mercado. Hay que intentar  mantener, tanto calidad y salubridad del producto, como respeto el medio ambiente. Por ello, cobra especial relevancia en este tipo de sistema agrícola intensivo, el uso de tecnologías que permitan optimizar el uso del agua, la nutrición vegetal y lograr un mayor desarrollo vegetativo y productivo.

Dentro de estas tecnologías se encuentran los hongos formadores de micorrizas arbusculares (HMA), los cuales establecen asociaciones mutualistas con el 85% de las plantas con interés agronómico, presentando una alta especificidad con el suelo en donde se desarrolla y aportándole a las plantas ventajas tales como: mayor capacidad de absorción de nutrientes, una mejor disponibilidad de agua y nutrientes, así como una mejora del desarrollo del sistema radicular. Parecen aportar ciertos beneficios respecto a la tolerancia de la planta a determinados estreses bióticos (generalmente infecciones de hongos de suelo) o de nematodos, sobre todo cuando se realizan inoculaciones en fase de semillero.

Pimiento cultivado en fibra de coco

Las concentraciones de nutrientes utilizadas en estos sistemas de cultivo pueden afectar al establecimiento de la simbiosis micorrízica. Siguiendo con los objetivos marcados en el proyecto, se planteó un ensayo para conocer mejor la actuación de la especie Glomus Iranicum Var Tenuihypharum en un cultivo de pimiento en fibra de coco. Se estudió, por un lado, el establecimiento del hongo en este tipo de sustrato y, por otro, su influencia en la disponibilidad de nutrientes, sus efectos sobre la fisiología de la planta, el rendimiento y calidad de la cosecha del cultivo.

¿Qué material y qué métodos se utilizan en el cultivo del pimiento en fibra de coco?

Invernadero, material vegetal y diseño experimental

El invernadero donde se realizó el ensayo está ubicado en la finca  experimental “Tres Caminos”, propiedad del CEBAS-CSIC y situada en el paraje de la Matanza, término municipal de Santomera (Murcia). El módulo de invernadero, contaba con una superficie aproximada de 60 m2, es de tipo túnel monocapilla, con cubierta de policarbonato y ventana cenital protegida con malla antitrips.

Se utilizaron plantas de pimiento tipo California, variedad “Tamarín” (Enza Zaden), cultivadas en sacos de fibra de coco.

Tratamientos y dosis

Se llevaron a cabo dos tratamientos:

  1. Por un lado el T0 o Control, donde no se aplicó el producto;
  2. y por otro lado el T1 o Micorrizado, en el que se aplicó en la especie

Glomus sp1, con una dosis de 3 g/ pl 9 días después del transplante (DDP).

Medidas de colonización micorrízica, biomasa, contenido en nutrientes y respuesta hormonal.

Se realizaron un total de cuatro muestreos durante el ensayo en los que se muestrearon un mínimo de 6 plantas completas por cada tratamiento.

En cada uno de los muestreos se midieron, por un lado, parámetros de crecimiento: altura y diámetro de tallo de cada planta, número y peso de brotes laterales, área foliar, peso fresco y seco de hojas y tallos, nº de flores abiertas/cerradas y número, tamaño y peso de frutos.

Por otro lado, de cada planta muestreada, se tomaron muestras foliares y de raíces jóvenes, que fueron congeladas inmediatamente en nitrógeno líquido para posteriormente hacer la elaboración de un perfil hormonal.

Para determinar la influencia de la cepa Glomus sp1 sobre la disponibilidad de nutrientes en el medio radicular, se determinaron las concentraciones de absorción.

Pimiento cultivado en fibra de coco

Medidas del estado hídrico e intercambio gaseoso.

 El estado hídrico de la planta se determinó mediante la medida del potencial hídrico de tallo (Ψstem), y de las medidas de intercambio gaseoso en 12 plantas por tratamiento y con una frecuencia mensual. Para determinar el Ψstem se utilizó una cámara de presión y se llevó a cabo la determinación de los parámetros de intercambio gaseoso. Ambas medidas (Ψstem e intercambio gaseoso) fueron realizadas a mediodía solar (12:00 GTM), en hojas sanas y totalmente desarrolladas del tercio medio de la planta.

Para finalizar se calculó la eficiencia en el uso del agua como el cociente Fn / gs, en cada uno de los tratamientos.

Medidas de calidad de la cosecha y producción final

 En ambos tratamientos se evaluó la producción total y comercial obtenida, así como la calidad de la cosecha. A lo largo del ensayo, se realizaron ocho cortes, efectuados entre el 7 de Mayo y el 1 de Agosto. Los frutos se recolectaron en verde y cuando éstos tenían el tamaño mínimo para ser considerados comerciales.

En tres de los cortes se evaluó la calidad de la cosecha tomando una muestra de 40 frutos por tratamiento. Los parámetros de calidad medidos fueron: Peso, perímetro y altura de cada fruto, espesor de corteza, firmeza, contenido en sólidos solubles y color.

¿Cuáles fueron los resultados de este caso de éxito?

Colonización, biomasa, contenido en nutrientes y perfil hormonal

Los resultados obtenidos en los muestreos realizados mostraron un elevado porcentaje de colonización en las plantas de pimiento inoculadas con el hongo micorrízico arbuscular durante todo el ensayo. Estos porcentajes oscilaron entre un 40%, inicio del ensayo, y un 30% a lo largo del mismo. Estos valores evidencian la persistencia del producto, así como el correcto establecimiento y desarrollo del hongo durante todo el ciclo de cultivo.

En cambio en las plantas del tratamiento control (T0) no se observó colonización micorrízica nativa, lo cual era previsible debido a la ausencia natural de estos hongos en el sustrato utilizado.

Respecto a los parámetros evaluados relacionados con la producción de biomasa aérea, no se encontraron diferencias significativas en ninguno de los tres muestreos realizados, aunque las plantas micorrizadas siempre mostraron una tendencia a presentar un mayor número de flores, así como una mayor producción de brotaciones laterales. Este tendencia al alza, puede deberse a una mayor producción de fitohormonas (auxinas, citoquininas y giberelinas) inducidas por la interacción con el hongo micorrízico arbuscular, y responsables, entre otros procesos, de la diferenciación floral y del crecimiento de yemas axilares. Esta teoría queda a la espera de ser confirmada con la elaboración del perfil hormonal de las plantas de ambos tratamientos, que está actualmente en fase de análisis.

En cuanto a la producción de biomasa radicular, los pesos de las raíces de las plantas de pimiento micorrizadas, fueron siempre superiores a los de las plantas, así como el contenido en materia seca de las mismas, aunque, al igual que la biomasa aérea, no resultaron estadísticamente diferentes.

Las concentraciones de absorción varían en función de las condiciones climáticas y del estado de desarrollo de la planta. En este ensayo, el comienzo de la fase de equilibrio entre desarrollo vegetativo y productivo de las plantas, coincide con el inicio del periodo estival y cierta variabilidad climática importante, alternándose días con temperaturas mínimas de 14 ºC con otros dónde las mínimas pasaban de 21ºC y alcanzándose máximas por encima de 40ºC.

En cuanto a los datos de  la producción total del tratamiento micorrizado con la especie Glomus Iranicum Var Tenuihypharum, fue 11,6 Kg·m-2 frente a 10,6 Kg·m-2 del tratamiento control. Aunque las diferencias no son significativas estadísticamente, hay que señalar que a partir del mes de julio, las diferencias entre ambos tratamientos comienzan a ser mayores; en el último corte realizado, el incremento productivo de las plantas micorrizadas con respecto al control fue del 33%.

Pimiento cultivado en fibra de coco

¿Cuál es la conclusión de esta evaluación agronómica?

Como conclusión podemos decir que la especie Glomus Iranicum Var Tenuihypharum, produjo un incremento medio del 9% en la productividad de plantas de pimiento cultivadas en invernadero, así como unos frutos de mejor calidad (más firmes, con una mayor intensidad de coloración y un mayor contenido en sólidos solubles).

Respecto a la fisiología de la planta, las plantas inoculadas se mantuvieron en un estado hídrico ligeramente mejor que las plantas control, y fueron más activas en la captación de los nutrientes presentes en la solución de fertirrigación. El hongo micorrízico arbuscular inoculado, tuvo una elevada capacidad de colonización y un adecuado establecimiento radicular durante todo el ciclo del cultivo, proporcionando un efecto estimulador tanto nutricional como fisiológico.

Si quieres obtener más información no dudes en ponerte en contacto con nosotros.


© 2018. Symborg. Todos los derechos reservados.